Blog de Acción 2030

5 razones por las que compartir la responsabilidad con los refugiados es más inteligente que nunca en la época de la COVID-19


A young Venezuelan girl wearing a mask under her mouth happily smiles as she prepares to fill her mug at a drinking water station at a shelter.
Caption: Una joven refugiada venezolana usa una estación de agua potable en un albergue en la ciudad brasileña de Manaos.
Foto: UNHCR/Felipe Irnaldo

Poco más de un año antes de que surgiera el nuevo coronavirus, países de todo el mundo se unieron para adoptar el Pacto Mundial sobre los Refugiados (GCR, por sus siglas en inglés) —  un nuevo marco para gestionar grandes movimientos de refugiados de manera más equitativa entre los Estados.

El Pacto Mundial sobre los Refugiados representó un compromiso político de fuerza sin precedentes y un modelo para una mejor cooperación internacional. El Pacto allanó el camino para el primer Foro Global de Refugiados, celebrado el pasado diciembre, cuando los gobiernos y una amplia gama de actores se reunieron para traducir muchos de sus objetivos en compromisos concretos.

El Pacto Mundial sobre los Refugiados (GCR) se concibió como una respuesta colectiva a la difícil situación de millones de personas que viven en desplazamiento forzado a largo plazo como refugiados, pero también ofrece un plan para responder a los impactos de la COVID-19 en los/las refugiados/as y las comunidades que los acogen. Proporciona las herramientas para responder tanto a la fase de emergencia de la pandemia como a sus consecuencias a largo plazo, al tiempo que ofrece soluciones a los desafíos del desplazamiento forzado que se han visto amplificados por esta crisis de salud mundial.

Ahora, más que nunca, es el momento de poner en práctica los siguientes cinco principios que sustentan el GCR:

1. Apoyar solidariamente a los países más afectados
 

Caption: Caption: Los refugiados y migrantes rescatados en el Mediterráneo central desembarcan en Malta, 30 de septiembre de 2018.
Photo: UNHCR/Paolo Biondi

Photo: UNHCR/Paolo Biondi

Los principios de responsabilidad compartida y solidaridad global en el corazón del Pacto Mundial sobre los Refugiados se necesitan con urgencia para responder a una pandemia global que no conoce fronteras. El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, ha subrayado que en un mundo interconectado, “ninguno de nosotros está a salvo hasta que todos lo estemos”. Si bien el impacto de la pandemia ha sido devastador para toda la economía mundial, los países de ingresos bajos y medianos se han visto sumamente afectados y necesitarán el apoyo de la comunidad internacional para recuperar y fortalecer sus sistemas de protección sanitaria, económica y social. Muchos países con la menor capacidad para hacer frente a los brotes de la COVID-19 son también los que siguen albergando un gran número de refugiados y desplazados internos. Tenemos la responsabilidad colectiva de garantizar que cuenten con el apoyo necesario para adaptarse a las realidades posteriores a la COVID.

Acabo de regresar de Malta, una pequeña nación insular que ha estado en la primera línea del corredor migratoria del Mediterráneo Central durante los últimos años. La asistencia de Malta a los refugiados ha salvado vidas, pero un reciente aumento en las llegadas, combinado con la amenaza para la salud pública que representa a la COVID-19, ha creado desafíos para su sistema de recepción y asilo. Según el Pacto, la solidaridad regional o mundial debe ir de la mano de reformas nacionales para aliviar esas presiones y ayudar a los países a seguir cumpliendo con sus obligaciones internacionales.

2. No dejar a nadie atrás

La inclusión de los refugiados en los sistemas y economías nacionales de salud y protección social fue prevista por el Pacto Mundial sobre los Refugiados. La pandemia debería ser una razón para redoblar esos esfuerzos en lugar de retrasarlos, ya que la discriminación y otras barreras para la inclusión crearán un entorno en el que los casos no se detecten y el virus se propague.

Las respuestas de salud pública solo serán eficaces si llegan a todos, independientemente de su nacionalidad o condición jurídica. Los gobiernos de Portugal a Perú han reconocido esto y han implementado políticas para garantizar que los refugiados, solicitantes de asilo y migrantes puedan acceder a atención médica y otros servicios. Estos enfoques deben extenderse más allá de la fase de emergencia de la pandemia para proteger el bienestar de las personas que son refugiados, desplazados internos o apátridas y sus comunidades de acogida.

3. Reafirmar la Protección de los Derechos de los refugiados
 

Caption: Los solicitantes de asilo congoleños esperan para someterse a un examen de salud cerca de la frontera con Uganda el 1 de julio de 2020.

Photo: © UNHCR/Rocco Nuri

El Pacto Mundial sobre los Refugiados (GCR) afirma la importancia del derecho internacional de los refugiados, incluso en momentos excepcionales cuando los países pueden necesitar adaptar sus sistemas de asilo. Los Estados deben garantizar que sus acciones estén en consonancia con el derecho internacional y que durante la pandemia actual, los refugiados vulnerables no corran riesgos innecesarios. Filippo Grandi, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ha señalado que "garantizar la salud pública y proteger a los refugiados no son mutuamente excluyentes... Tenemos que hacer ambas cosas".

El GCR afirma la importancia del derecho internacional de los refugiados, incluso en momentos excepcionales cuando los países pueden necesitar adaptar sus sistemas de asilo. Los Estados deben garantizar que sus acciones estén en consonancia con el derecho internacional y que durante la pandemia actual, los refugiados vulnerables no corran riesgos innecesarios. Filippo Grandi, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ha señalado que "garantizar la salud pública y proteger a los refugiados no son mutuamente excluyentes ... Tenemos que hacer ambas cosas".

Los Estados ya han demostrado que es posible seguir admitiendo y registrando a personas necesitadas de protección internacional al mismo tiempo que se protege la salud de sus propias poblaciones. Actualmente, 68 países que cerraron total o parcialmente sus fronteras como resultado de COVID-19 han hecho excepciones para las personas que buscan asilo. Al adaptar sus instalaciones y procedimientos, más de 100 Estados han logrado mantener sus sistemas de asilo total o parcialmente operativos.

4. Activar los compromisos del Foro Mundial sobre Refugiados para apoyar las respuestas para la COVID-19

 

Caption: Una estación de lavado de manos en el asentamiento de refugiados de Kutupalong en Bangladesh.

Photo: © UNHCR/Roger Arnold

De unos 1.400 compromisos hechos en el Foro Mundial sobre Refugiados celebrado en Ginebra en diciembre pasado, muchos son directamente relevantes para la crisis actual. Aquellos relacionados con los servicios de salud, agua y saneamiento e higiene pueden ayudar a la respuesta de emergencia, mientras que aquellos relacionados con la provisión de educación, medios de vida y redes de seguridad económica serán vitales para la respuesta a largo plazo. Aunque la pandemia podría retrasar la implementación de algunos compromisos, otros deberían acelerarse para ayudar a los esfuerzos de prevención y apoyar la recuperación.

Muchos actores estatales y no estatales están liderando el camino, implementando sus compromisos y tomando medidas para reducir las vulnerabilidades de los refugiados y los desplazados internos ante la COVID-19. Por ejemplo, la Coalición para el Alivio de la Pobreza, que incluye al ACNUR, el Banco Mundial y 13 ONG, se comprometió a aumentar los ingresos de 160.000 hogares de refugiados y comunidades de acogida para el próximo Foro en 2023. Reconociendo los impactos económicos de la COVID-19 en las poblaciones desplazadas, la Coalición ha seguido brindando programas de recuperación económica y autosuficiencia durante los bloqueos.

En otro ejemplo, el Gobierno de Malaui se comprometió a incluir a los refugiados en su Agenda Nacional de Desarrollo. Con el apoyo del ACNUR y una donación de 10 millones de dólares de la Alianza Global para la Educación, ahora incluye a los refugiados en su respuesta educativa para la COVID-19.

5. Involucrar a las personas refugiadas en las respuestas y las soluciones

 

Caption: El médico venezolano Samuel Suárez ha estado educando a los lugareños y a otros refugiados sobre el COVID-19 en Ecuador, su país de adopción.

Photo: © UNHCR/Jaime Giménez Sánchez de la Blanca

Muchos refugiados están encontrando formas de participar en la lucha contra el coronavirus como trabajadores de salud de primera línea, cuidadores, educadores, voluntarios y sensibilizadores. Son un recordatorio de que la inclusión socioeconómica y el apoyo a la autosuficiencia, ambos fundamentales para el Pacto, pueden ayudar a los refugiados a prosperar y contribuir a sus países de asilo.

Varios países europeos han pedido que los refugiados profesionales de la salud se unan a las respuestas nacionales, mientras que Perú, Chile, Argentina y varios estados de los Estados Unidos han facilitado o acelerado los requisitos de residencia y licencia para permitir que los médicos y enfermeros refugiados entrenados en el extranjero se unan a las respuestas de COVID-19. En Turquía, los profesionales de la salud sirios que ya trabajan en los centros de salud para migrantes han sido incluidos en los equipos de búsqueda de contactos. Muchos más refugiados podrían contribuir a las respuestas nacionales a la pandemia si sus calificaciones fueran reconocidas y tuvieran el derecho de trabajar y estudiar.

La pandemia de COVID-19 ha demostrado, como casi ninguna otra emergencia podría, que el Pacto Mundial sobre los Refugiados tiene una relevancia duradera. Usemos estos cinco principios para trabajar juntos en un mundo reimaginado de responsabilidad compartida.

Historia producida por UNHCR/ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. Escrito por Gillian Triggs, Alta Comisionada Asistente para la Protección del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. El artículo se publicó originalmente en el UNHCR Medium el 28 de julio de 2020. Para obtener más información sobre su trabajo, visite: https://www.unhcr.org/