Blog de Acción 2030

COVID-19 significa retrocesos en el desarrollo de Mongolia


A toddler looks up at the camera as someone feeds her food with a spoon.
Caption: Una niña en Ulaanbaatar, Mongolia.
Foto: ©UNICEF/UN0316934/Pasqualli

La imagen general de la situación de COVID-19 en Mongolia es muy positiva. El Gobierno de Mongolia cerró todas las instituciones educativas, incluidos jardines de infancia, escuelas y universidades a principios de año. También introdujo medidas estrictas sobre el distanciamiento social, como la prohibición de reuniones públicas, limitar el transporte público, cerrar espacios públicos como gimnasios y hacer obligatorio el uso de máscaras en público. Los viajes han sido muy limitados, incluida la prohibición total de cualquier viaje internacional por carretera, ferrocarril o avión.

Mongolia ha sido muy vulnerable a la pandemia, no solo por su proximidad física a China y Rusia, incluidos los estrechos vínculos y la dependencia de los intereses económicos, sino también por su propio sistema de salud inadecuado.

A pesar de estos desafíos, no se ha informado de transmisión local (los casos se han limitado a los pacientes que importan el virus), y diría que el liderazgo del país ha lidiado bien con la pandemia.

Otro factor que ha ayudado a que la respuesta de Mongolia sea una historia de éxito es que los ciudadanos del país han cumplido diligentemente con las directivas y regulaciones del gobierno. Se han cumplido seriamente los requisitos para usar máscaras, garantizar una buena higiene, como lavarse las manos con frecuencia y distanciarse físicamente. Incluso durante el Tsagaan Sar, el Año Nuevo Lunar mongol en febrero, cumplieron con las órdenes del gobierno, y ni siquiera visitaron a sus familiares y ancianos, lo cual es una tradición para las familias mongolas.

Minimizando el impacto

Varias agencias de la ONU están físicamente presentes en Mongolia, y más brindan apoyo desde el exterior. En respuesta a la crisis de la COVID-19, los organismos de la ONU se unieron bajo el liderazgo de la oficina del Coordinador Residente, y hemos estado siguiendo el plan de respuesta de la Organización Mundial de la Salud y los planes de respuesta humanitaria y socioeconómica de la ONU. Esto ha implicado establecer un grupo de trabajo socioeconómico e identificar las necesidades y prioridades de las personas más vulnerables en la sociedad mongol.

A young girl is diligently studying at her desk.

Caption: Mongolian students adjust to remote learning.

Photo: ©Global Press Journal/Dolgormaa Sandagdorj

The UN Country Team has utilized well the $1 Million UN Secretary-General's COVID-19 Response and Recovery MPTF (multi-partner trust fund) allocation, for supporting the Government of Mongolia in improving the national testing capacity, and have more supplies of personal protective equipment. We have been also supporting development of the digital learning curriculum to enhance the quality of online learning, as children have not been able to go to school for around six months.

We stand ready to support the Government in every possible way, from their health, humanitarian, and socio-economic response plans, to their longer-term economic recovery. 

The economic fallout

We do not know the full impact the pandemic is having yet, but we know it is significant. For instance, in the first quarter of 2020, the economy contracted by 10.7 per cent, and government revenue fell by 8.6 per cent year on year, whilst expenditure went up 19.3 per cent. 

National Centre for Communicable Diseases team stands side-by-side in front of a van wearing full head-to-toe protective gear.

Caption: Caption: The National Center for Communicable Diseases (NCCD) team.
Photo: NCCD of Mongolia

Photo: NCCD of Mongolia

Mongolia tiene una gran cantidad de deuda, lo que significa que existe un mayor riesgo de incumplimiento de la deuda. Según el FMI, también se espera que el PIB caiga bruscamente a menos uno por ciento este año, por debajo del 5,3 por ciento en 2019.

Para impulsar la economía, el Gobierno aprobó paquetes de estímulo económico, por valor de más del 10 por ciento del PIB, que incluyeron varias medidas para apoyar a los grupos vulnerables, incluidos los beneficios en efectivo; se aplazaron los reembolsos de préstamos hipotecarios, de consumo y comerciales; y la tasa de hipoteca se redujo.

Contratiempos a nivel de desarrollo

Desafortunadamente, es muy probable que la pandemia retrase el progreso que hemos estado haciendo en Mongolia. El Gobierno tomó medidas tempranas y efectivas contra la propagación de COVID-19, pero el aumento de los préstamos, en medio de una economía afectada por la reducción de las exportaciones, significa que será difícil recuperarse de los impactos socioeconómicos de la crisis.

En colaboración con el FMI, el Banco Mundial y otros asociados, estamos realizando estudios detallados para analizar los impactos reales, pero también estamos trabajando con el Gobierno de Mongolia para garantizar que los planes de recuperación no dejen a nadie atrás.

Solo espero que los donantes proporcionen la financiación necesaria para apoyar a las personas más vulnerables en Mongolia y ayuden a garantizar que la recuperación posterior a la pandemia beneficie a todos los miembros de la sociedad.

The article was originally published on the UN News website on 25 July 2020.

El artículo fue publicado originalmente en el sitio web de Noticias de la ONU el 25 de julio de 2020.