Blog de Acción 2030

Forjar juntos la paz


Florence doing her school work at home. Her mom is always very supportive and tries to help her.
Foto: UNICEF/Gregory Gondwe 2020

El 30 de noviembre de 1981, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) declaró el tercer martes de septiembre Día Internacional de la Paz. En 2001, la Asamblea General de la ONU designó por unanimidad el día como un período de no violencia y alto el fuego. Durante años, el Día Internacional de la Paz se celebra en todo el mundo el 21 de septiembre.

La celebración de este año fue única, ya que demostró que la humanidad no prospera bajo la adversidad. Más bien, se enfrenta a enemigos comunes que amenazan "nuestra salud, seguridad y estilo de vida".

La Covid-19 ha llevado al mundo al desorden y le ha recordado a la humanidad que lo que sucede en una parte del mundo puede afectar a los seres humanos en todas partes. La Covid-19 ya ha tenido graves impactos sociales, económicos y políticos en todos los países del planeta. Este es un período que nos recuerda que la cooperación mundial es el camino por seguir para luchar contra las amenazas comunes a la paz mundial, una encarnación de los propósitos para los que se formaron las Naciones Unidas.

El Día Internacional de la Paz de este año estuvo dedicado a fomentar el diálogo y recopilar ideas. Se está convocando al mundo para que se una e intercambie ideas sobre cómo mantenerse alejado de las mareas, sanar al mundo y convertirlo en un lugar mejor, de ahí el tema: “Forjar juntos la paz”. Se pide a la humanidad que celebre el día dando compasión, bondad y esperanza frente a la Covid-19. Se trata de unirnos como personas del mundo para utilizar el virus para contrarrestar la discriminación o el odio.

La ONU ya designó 2020 como un año para escuchar y aprender de personas de todo el mundo, incluyendo a los malauíes. Para conmemorar su 75 aniversario, lanzó una conversación global sobre cómo construir un futuro pacífico y próspero que la gente quiere. Una de las formas de unirse a la conversación es realizando una encuesta en línea de UN75 de un minuto. En Malawi, hasta ahora más de 22.000 personas han sumado sus voces al diálogo que se extiende hasta el 31 de diciembre de este año, pidiendo más puestos de trabajo, más igualdad, mejor acceso a los servicios de salud, mejor acceso a una educación de calidad, mejor medio ambiente y menos conflictos.

En Malawi, el Día Internacional de la Paz se conmemoró bajo un tema localizado: "Forjar juntos la paz para Malawi", en un momento en que la pandemia de Covid-19 ya ha demostrado ser una amenaza para la coexistencia pacífica. Se han reportado casos de discriminación y acceso desigual al derecho a la salud. La implementación de las medidas preventivas de Covid-19 ha demostrado ser un desafío, ya que algunos sectores de la sociedad los han desafiado abiertamente por limitar sus derechos humanos y económicos.

Para Malawi, el fomento del diálogo y el intercambio de ideas llegan en el momento adecuado, cuando el país acaba de salir de las elecciones y hay un nuevo equipo en el Gobierno. Es hora de fomentar el diálogo por encima de una cultura de confrontación y divisiones a lo largo de líneas culturales, religiosas o étnicas.

El diálogo y el intercambio de ideas brindan la oportunidad de encargarse de la impunidad que promueve la violencia contra grupos vulnerables como las mujeres y las personas con discapacidad. También aprovechan la oportunidad para darse cuenta de que, como sociedad, debemos apoyar el derecho a la protesta mientras buscamos prevenir la violencia. Es alentador observar que la mayoría de las protestas en Malawi no son violentas.

En línea con el principio de no dejar a nadie atrás, el diálogo y el intercambio de ideas aprovechan la oportunidad para considerar a las mujeres como agentes sociales y económicos activos que pueden hacer aportes decisivos a la resiliencia comunitaria, la cohesión social y la convivencia pacífica.

Una ocasión para el diálogo y el intercambio de ideas no podría haber llegado en un momento mejor que cuando el país está en el proceso de establecer la Comisión de Paz de Malawi, cuyo mandato será la implementación de la política de paz, un marco para la consolidación de la paz y la transformación de conflictos que fomenta las asociaciones de colaboración entre el gobierno, la sociedad civil y diferentes actores para una paz sostenible.

Al conmemorar el 75 aniversario de las Naciones Unidas, nuestro mundo está cada vez más conectado, un mundo en el que, como describió el difunto Secretario General Dag Hammarskjöld: “la debilidad de uno es la debilidad de todos, y la fuerza de uno es indirectamente la fuerza de todos”.

Una cultura de paz en Malawi tendrá, sin duda, un impacto positivo en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El compromiso de Malawi con la paz también tiene el potencial de tener un impacto positivo en la región y la comunidad mundial para hacer frente a los desafíos que enfrentamos y, juntos, construir un mundo más pacífico, justo y sostenible.

Producido por ONU Malawi. Este artículo se publicó originalmente en inglés en el sitio web de ONU Malawi el 21 de septiembre de 2020. Para obtener más información sobre el trabajo que se está llevando a cabo en Malawi, visite:  https://malawi.un.org/