Historias

Alguien con quien hablar: En Kenia, una línea directa para mujeres (y hombres) en situación de crisis


A tele-counselor, June (named change for privacy and protection), takes a call at the call centre.
Leyenda: Algunas llamadas te romperán el corazón, dice un tele-consejero llamado June*. Pero el trabajo le da "la oportunidad de ayudar".
Foto: Verena Bongartz

En algún lugar de Kenia, temprano en la mañana de julio: una mujer organiza una "ceremonia" única en la vida para su sobrina de 11 años: los genitales de la niña serán cortados como parte de su transición cultural a la edad adulta.

Este procedimiento, conocido como mutilación genital femenina o MGF [por sus siglas en español], está prohibido en Kenia y se ha practicado cada vez menos en los últimos años. Pero COVID-19 ha llevado a algunas familias a revivirlo. Todas las escuelas han estado cerradas durante meses. Ningún compañero/a de clase notará la ausencia de la niña, ningún maestro se enterará y reportará el caso a la policía. La comunidad escolar no puede proteger a la niña ahora.

Durante la ceremonia, la herida fresca comienza a sangrar abundantemente. El procedimiento fue realizado por un "cortador" local y no hay anestesia ni analgésicos. El sangrado no cesa y, finalmente, la familia no tiene más remedio que llevar a la niña al hospital más cercano.

Unas horas después, suena un teléfono en una oficina de Nairobi. El teléfono está conectado al número 1195, la línea de ayuda nacional para casos de violencia de género. Uno de los parientes de la niña ha llamado para denunciar el incidente de forma anónima; no quiere que la consideren un alborotador familiar.

“Lo que queremos es justicia para estas niñas”, dice Steve*, uno de los 31 empleados del centro de llamadas. Después de recibir la llamada, Steve y sus colegas responden de inmediato. Se envía a la policía para buscar a la madre y la tía, y se organiza un hogar seguro para la niña una vez que sale del hospital.

Leyenda: 132/5000 "Lo que queremos es justicia" para las personas que llaman, dice Steve *. Él y otros consejeros de la línea directa se aseguran de que las personas que llaman obtengan el apoyo que necesitan.

Foto: Verena Bongartz

La línea directa está atendida las 24 horas del día por consejeros/as capacitados/as que permanecen en la línea con las personas que llaman hasta que llega la ayuda, bien sea en forma de atención policial, una ambulancia, un/a persona anciana de la propia aldea, o un/a oficial de protección infantil. Los/ Las consejeros/as  se encargan de la atención médica, la seguridad y la asistencia legal. También pasan largas horas en el teléfono, brindando apoyo psicosocial a las personas que lo necesitan.

La mutilación genital femenina es solo una de las razones por las que la gente llama a la línea directa. Otros casos incluyen asalto, violación, negligencia y corrupción infantil, matrimonio infantil. La lista continua.

"Muchos casos no se denuncian", dice Steve. Cuando se le pregunta por qué trabaja en el centro de llamadas, dice simplemente: "No quiero ver a la gente sufrir".

La línea directa está atendida las 24 horas del día por consejeros capacitados que permanecen en la línea con las personas que llaman hasta que llega la ayuda, ya sea en forma de policía, una ambulancia, un anciano de la aldea, un oficial de protección infantil. Los consejeros se encargan de la atención médica, la seguridad y la asistencia legal. También pasan largas horas en el teléfono, brindando apoyo psicosocial a las personas que lo necesitan.

La mutilación genital femenina es solo una de las razones por las que la gente llama a la línea directa. Otros incluyen asalto, violación, negligencia y corrupción infantil, matrimonio infantil. La lista continua.

"Muchos casos no se denuncian", dice Steve. Cuando se le pregunta por qué trabaja en el centro de llamadas, dice simplemente: "No quiero ver a la gente sufrir".

En tiempos de pandemia, "violentada como nunca antes"

La COVID-19 ha agravado la situación: “Las mujeres han sido violentadas como nunca antes”, dice Fanis Lisiagali, quien dirige la línea de ayuda 1195. “Hemos visto mujeres suicidándose, hemos oído hablar de mujeres asesinadas. Tanto hombres como mujeres están gravemente deprimidos".

De hecho, el número de casos manejados por la línea directa aumentó de 86 en febrero a más de 1.100 en junio de este año. Los casos se redujeron en julio, pero el número total de llamadas es cuatro veces mayor que durante el mismo período del año pasado. No todas las personas que llaman son mujeres. Alrededor de un tercio de las personas que llaman y denuncian violencia psicológica por parte de sus cónyuges y famileres son hombres, y dicen que han sido acosados o abusados por no proveer para la familia.

La línea de ayuda es un faro de esperanza, especialmente ahora durante la pandemia. Muchos centros de rescate tienen que rechazar a las sobrevivientes de la violencia de género, ya que no tienen los recursos necesarios para poner en cuarentena a los/las recién llegados/as por el nuevo coronavirus.

La línea de ayuda fue establecida en 2010 por una organización llamada Healthcare Assistance Kenya, con el apoyo de ONU Mujeres, que sigue siendo el principal socio de la ONG. Ahora también cuenta con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Algunas llamadas romperán tu corazón

Sentados en sus escritorios, media docena de tele-consejeros/as están equipados con máscaras y guantes, y están separados por paredes de vidrio acrílico. Además del suajili y el inglés, hablan otros idiomas locales, desde el kikuyu hasta el luhya y el kalenjin; el objetivo es que las personas que llaman de todas partes de Kenia tengan a alguien con quien hablar.

“Uno descubre que los problemas psicológicos surgen a partir de situaciones por las que la gente pasa todos los días”, dice otra consejera, June. Con el deseo de ser un ancla para mujeres y niñas necesitadas, en 2009 ella se convirtió en cuidadora de otra organización para niñas abusadas sexualmente. Cinco años después, se unió al personal de la línea de ayuda.

Algunas llamadas romperán el corazón, incluso del consejero más experimentado, dice June. A principios de este año, recibió una llamada de una mujer de 18 años que había sido repudiada por su padre y luego sufrió un matrimonio abusivo. Cuando quedó embarazada y dio a luz, su esposo la rechazó, alegando que el bebé lloraba demasiado y que no era posible que fuera suyo. Habiendo sido repudiada por segunda vez, la desesperación de la mujer se volvió insoportable. Arrojó al bebé a una letrina de pozo y se escapó. La joven entró en un centro de rescate y llamó a la línea de ayuda de VG.

“Al principio, la joven estaba demasiado sorprendida para hablar. Cuando finalmente se abrió, lo que escuché me dejó completamente insensible ”, dice June. Ella envió a la persona que llamaba a un psiquiatra y su certificación impidió que fuera encarcelada. June todavía está en contacto con la joven y la está ayudando a construir un futuro. “Mi trabajo me da la oportunidad de retribuir a la sociedad”, dice. "No siempre puedo ayudar, pero a veces tengo la oportunidad de ayudar un poco".

Durante la crisis de COVID-19, la línea de ayuda ha demostrado su valor y necesita ser fortalecida, dice Fanis Lisiagali, directora de Healthcare Assistance Kenia. "En los próximos años", dice, "me gustaría que la línea directa fuera conocida por todas las comunidades en todos los condados de Kenia, para que cualquiera que lo necesite tenga un lugar al que acudir".

* Los/Las consejeros/as entrevistados para este artículo utilizan seudónimos para proteger su anonimato.

Producido por ONU Kenia. Escrito por Verena Bongartz. Para obtener más información sobre el trabajo del equipo de las Naciones Unidas en el país en relación con prácticas nocivas, como la mutilación genital femenina, visite: https://kenya.un.org/.

Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa
ONU Mujeres
Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer
UNFPA
Fondo de Población de las Naciones Unidas

Objetivos que estamos apoyando a través de esta iniciativa