| Foto: UN Somalia

La ONU en Somalia

La ONU ha estado involucrada en Somalia desde su independencia en 1960, realizando actividades que ayudan a aliviar la pobreza y el sufrimiento, alientan el desarrollo, apoyan la construcción de la paz y la seguridad y mitigan los efectos del conflicto en el pueblo somalí.

Los diversos mandatos de la ONU se implementan actualmente a través de 27 entidades, fondos y programas (tanto residentes como no residentes), una misión política (Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Somalia, UNSOM, por sus siglas en inglés) y una misión de apoyo logístico (Oficina de las Naciones Unidas de Apoyo en Somalia, UNSOS, por sus siglas en inglés).

El 1 de enero de 2014, las Naciones Unidas se convirtieron en una presencia estructuralmente integrada con las entidades de las Naciones Unidas que trabajan en estrecha cooperación e intervenciones programáticas conjuntas exhaustivas en todo el equipo de las Naciones Unidas en el país (UNCT, por sus siglas en inglés) y la UNSOM, especialmente en las áreas de gobernanza, incluidas la revisión constitucional y las elecciones, el estado de la ley, incluida la policía, la justicia y las correcciones, así como la seguridad, la igualdad de género, los derechos humanos, la defensa de las personas desplazadas internamente (Programa para los Desplazados Internos) en áreas clave del sur y centro de Somalia, y los combatientes desmobilizados..

Si bien Somalia ha avanzado significativamente en los últimos años, la ONU reconoce que un mayor progreso en la iniciativa de consolidación de la paz y del Estado de Somalia se basa en nuestra capacidad colectiva de trabajar en las agendas humanitarias, de desarrollo y de consolidación de la paz de manera coordinada y holística. Sin abordar de manera integral la multiplicidad de problemas que enfrenta el país, nuestros logros colectivos seguirán siendo frágiles y reversibles. Además, la situación humanitaria sigue siendo precaria para gran parte de la población. Somalia experimenta grandes cambios de origen climático (tanto de inicio rápido como lento), en un ciclo de dos a cinco años, con inundaciones, ciclones y, particularmente, la sequía, como los principales factores causales. Más de dos décadas de conflicto armado y la presencia de grupos extremistas violentos, combinados con instituciones estatales incipientes, también han afectado profundamente la capacidad de recuperación del país para recuperarse de las crisis climáticas y humanas.

La ONU en Somalia reconoce que aumentar la resiliencia de los somalíes requiere un enfoque coordinado entre las partes interesadas en todos los sectores. Este enfoque busca emprender intervenciones de desarrollo a más largo plazo que aborden las causas subyacentes de las crisis humanitarias recurrentes inducidas por la naturaleza y los humanos. Solo a través de esfuerzos colectivos y coordinados en las Naciones Unidas, y con el gobierno y la gente de Somalia, se puede lograr el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La contribución de la ONU a la realización de estos objetivos se lleva a cabo a través del Marco Estratégico de la ONU 2017-2020 (UNSF, por sus siglas en inglés). El UNSF resume y articula el compromiso colectivo de las Naciones Unidas de apoyar las prioridades humanitarias, de desarrollo, políticas y de seguridad de Somalia como se describe en el Plan Nacional de Desarrollo de Somalia 2017-2019 (NDP8). También está alineado con los ODS. (ver abajo para más información sobre el UNSF).

Logros

  1. La adopción de la Hoja de ruta nacional sobre políticas inclusivas por parte del Gobierno federal generó el impulso para avanzar en la agenda de consolidación de la paz y  del Estado de Somalia.
     
  2. En el Plan de transición adoptado en marzo de 2018, el Gobierno Federal y los Estados miembros federales establecieron una visión de seguridad en Somalia para alinear los esfuerzos nacionales e internacionales para asumir la responsabilidad de la seguridad.
     
  3. Para mejorar las capacidades de las burocracias estatales para operar como instituciones gubernamentales efectivas y eficientes, la ONU apoyó a los organismos en varios niveles de gobierno para estar mejor organizados, estructurados y más orientados a la entrega.
     
  4. La ONU apoyó el desarrollo de un Marco de Recuperación y Resiliencia (RRF, por sus siglas en inglés) dirigido por el gobierno para garantizar que los recursos se utilicen para abordar las necesidades humanitarias inmediatas, incluso cuando las intervenciones orientadas al desarrollo continúan buscando soluciones a más largo plazo.
     
  5. La ONU apoyó el fortalecimiento de la gobernanza de la salud y la preparación del sistema de salud y la respuesta a las epidemias, las enfermedades no transmisibles, la desnutrición y la salud maternoinfantil, y el desarrollo de capacidades y el desarrollo del sector de la salud.
     
  6. La ONU apoyó el desarrollo de políticas y sistemas para abordar las desigualdades educativas en todo el sector, al tiempo que contribuyó a la creación de entornos de aprendizaje seguros y de calidad que sean accesibles para todos.
     
  7. Al proporcionar acceso a suministros de agua de emergencia y sostenibles, la ONU también contribuyó a la formulación de políticas para aumentar el acceso a cantidades seguras de agua.
     
  8. Se brindó asistencia técnica a las partes interesadas somalíes privadas y públicas para crear un entorno propicio para mejorar las iniciativas del sector productivo, aumentar el acceso a soluciones energéticas sostenibles y crear empleos y oportunidades económicas para todos.
     
  9. La ONU también apoyó mayores niveles de producción y rentabilidad en agricultura, ganadería y pesca.
    ​​​​​

Para obtener más información, visite: https://somalia.un.org/

Equipo de país de la ONU

Oficina del/de la Coordinador/a Residente

Entidades de la ONU en el país

UN Mission

James Swan

Special Representative of the Secretary-Gen

Documentos claves de la ONU

MANUD / Marco de Cooperación de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible