En medio de un área verde (vegetación tropical y húmeda), dos mujeres indígenas sonríen a la cámara.
Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres
Foto: © ONU Mujeres/Ryan Brown

 

Valores Universales 
Principio Tres: Igualdad de Género y Empoderamiento de las mujeres

Más que un ejercicio técnico, la igualdad de género es un esfuerzo políticamente complejo para moldear las actitudes y decisiones políticas que respaldan la distribución equitativa de los recursos entre hombres y mujeres, niñas y niños. Es una forma de ver cómo las normas sociales y las estructuras de poder impactan las vidas y oportunidades disponibles para diferentes grupos de hombres y mujeres. Comprender que hombres y mujeres, niños y niñas, experimentan la pobreza de manera diferente y enfrentan diferentes barreras para acceder a servicios, recursos económicos y oportunidades políticas ayuda a focalizar las intervenciones. Sin embargo, los roles y las relaciones de género no son fijos; evolucionan según las circunstancias. Para avanzar en los objetivos de los ODS y alcanzar la Agenda 2030, la desigualdad de género debe ponerse al frente de los programas y análisis. El progreso más rápido en todos los ODS dependerá en gran medida de la integración exhaustiva de las dimensiones de género en las políticas públicas.

La igualdad de género fortalece el desarrollo y lo hace más sostenible. No es solo una cuestión moral y social apremiante, sino también un desafío económico crítico. Si las mujeres, que representan la mitad de la población mundial en edad de trabajar, no alcanzan su máximo potencial económico, la economía mundial sufrirá. De hecho, si a las mujeres se les otorgara la misma equidad que a los hombres en el mercado laboral, el PIB anual global podría crecer hasta $ 28 billones, o 26% para el año 2025. La desigualdad de género también afecta indirectamente la inversión y el crecimiento de la población. La diferencia estimada del 0,4 al 0,9 por ciento en la tasa de crecimiento entre Asia oriental y África subsahariana, Asia meridional y Oriente Medio se debe a la mayor desigualdad de género dentro de la educación que prevalece en esas regiones. Además, la desigualdad de género en la educación impide el progreso en la reducción de embarazos no deseados y las altas tasas de fecundidad y mortalidad infantil, lo que compromete el bienestar de un país. Las sociedades que alientan a las mujeres a ocupar puestos de liderazgo político demuestran escuelas más equilibradas y, en general, son más pacíficas y equitativas. Hay un creciente cuerpo de evidencia empírica que sugiere que existe un mayor riesgo de conflicto interno dentro de las sociedades que tienen niveles más altos de desigualdad de género. 

Leyenda: Caption: Las mujeres libanesas rurales tejen oportunidades económicas mientras conservan el medio ambiente local. Producido por ONU Mujeres / Fondo para la Igualdad de Género


La incorporación de la perspectiva de género como enfoque estratégico para lograr el objetivo de la igualdad de género, ha sido un mandato del sistema de las Naciones Unidas desde la Plataforma de Acción de Beijing (1995) y las conclusiones acordadas en 1997/2 del Consejo Económico y Social (ECOSOC 1997/2), y posteriormente en todas las principales áreas de trabajo del sistema de la ONU. El ECOSOC definió la incorporación de la perspectiva de género como "una estrategia para hacer que las preocupaciones y experiencias de mujeres y hombres sean una dimensión integral del diseño, implementación, monitoreo y evaluación de políticas y programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales para que las mujeres y los hombres se beneficien por igual , y la desigualdad no se perpetra. Tanto las intervenciones específicas como las operaciones integradas son formas válidas de medidas de incorporación de la perspectiva de género ". Lea más sobre Incorporación de la perspectiva de género

El compromiso de las Naciones Unidas de lograr la paridad de género en todo el sistema se basa en un sólido marco legislativo e institucional, que se ha desarrollado y fortalecido de manera consistente desde el establecimiento de las Naciones Unidas en 1945. Este marco incluye la Carta de las Naciones Unidas, la Comisión de la Condición de la Mujer, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, las Resoluciones de la Asamblea General, la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, y más recientemente la 2030 Agenda para el desarrollo sostenible. Obtenga más información sobre el marco normativo de la ONU aquí.

Además, se instituyeron dos mecanismos internos de responsabilidad:

  • El Plan de acción para todo el sistema sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres (ONU-SWAP 2.0) proporciona un marco de rendición de cuentas que define las normas comúnmente acordadas y los enfoques coordinados para cada entidad en el sistema de las Naciones Unidas. El sistema de calificación consta de cinco niveles y permite a la entidad de las Naciones Unidas autoevaluarse e informar sobre su posición con respecto a cada indicador, y avanzar progresivamente hacia un desempeño excelente. Como tal, el sistema de calificación pretende ser una ayuda para promover el liderazgo y la dirección y mejorar la coherencia. 
  • El cuadro de indicadores de desempeño sobre igualdad de género del equipo de las Naciones Unidas en el país es una autoevaluación estandarizada de las prácticas y el desempeño de la incorporación de la perspectiva de género a nivel de país de las Naciones Unidas que tiene como objetivo garantizar la responsabilidad de los altos directivos y mejorar el rendimiento de los Planes de Acción para Todo el Sistema de las Naciones Unidas sobre la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres. Basado en un conjunto de indicadores, implica una respuesta de gestión que podría usarse como una hoja de ruta de género durante el ejercicio del marco de Cooperación.

Hacer que la reforma de la ONU sea sensible al género. La orientación del Marco de Cooperación de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible identifica el género como uno de los seis principios de programación. El documento complementario sobre principios de programación proporciona orientación a los Equipos de país de las Naciones Unidas (UNCT, por sus siglas en inglés) para integrar el género en el proceso de cooperación. Para profundizar en la metodología y encontrar las mejores prácticas, herramientas prácticas y ejemplos para cada paso, use el Manual para la incorporación de la perspectiva de género en la programación común a escala nacional (2019). 
 
El Grupo temático de género debe considerarse "impulsor clave del cambio y de una mejor respuesta del equipo de las Naciones Unidas en el país sobre igualdad de género y empoderamiento de las mujeres a nivel nacional". La Guía actualizada de recursos para el grupo temático de género es un recurso clave para ver cómo establecer y fortalecer este instrumento.